Cómo obtener el certificado de profesionalidad para Autónomos

El mercado de trabajo cada vez necesitará perfiles más técnicos, que sepan resolver problemas y situaciones del trabajo de forma autónoma, y por supuesto, den soluciones profesionales.

Los autónomos viven una situación similar en la que deben ser eficientes en sus servicios y profesionales a la hora de dar soluciones. Una de las tantas vías que existen para aumentar tu cartera de clientes es obtener un certificado de profesionalidad.

Este certificado sirve tanto para reconocer tus competencias profesionales y marcar diferencia con el resto, como para seguir formándote con los cursos gratuitos que ofrece Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

 

Cómo obtener el certificado de profesionalidad para autonomos

¿Qué es un certificado de profesionalidad?

Un certificado de profesionalidad es la acreditación oficial de que la persona que lo posee cuenta con la cualificación necesaria para desarrollar esa actividad laboral.

Tal como indica el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), un certificado de profesionalidad consta de 3 partes:

  1. La identificación de los datos del propio certificado
  2. El perfil profesional: competencias requeridas en el mercado de trabajo
  3. La formación que se debe realizar para adquirir dichas competencias

Son emitidos por la Administración laboral (Servicio Público de Empleo Estatal u órganos competentes de las comunidades autónomas) y tienen validez en todo el territorio nacional.

¿Hay requisitos para acceder a la formación de un certificado de profesionalidad?

Dependiendo del nivel de cualificación del certificado (1, 2 y 3), se exigirán ciertos requisitos:

Para el nivel 1, no se exigen requisitos académicos ni profesionales, aunque si es necesario tener las habilidades de comunicación lingüística suficientes para el aprendizaje, es decir, fundamentalmente el idioma.

Para el nivel 2 se deben cumplir alguno de los siguientes requisitos:

  • Título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria
  • Certificado de profesionalidad de nivel 2.
  • Certificado de profesionalidad de nivel 1 de la misma familia y área profesional.
  • Cumplir el requisito académico de acceso a los ciclos formativos de grado medio o bien haber superado las correspondientes pruebas de acceso reguladas por las administraciones educativas.
  • Tener superada la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años y/o de 45 años.
  • Tener las competencias clave necesarias, de acuerdo con lo recogido en el anexo IV del real decreto 34/2008, para cursar con aprovechamiento la formación correspondiente al certificado de profesionalidad.

Para el nivel 3 se debe cumplir alguno de los siguientes requisitos:

  • Título de Bachiller.
  • Certificado de profesionalidad de nivel 3.
  • Certificado de profesionalidad de nivel 2 de la misma familia y área profesional.
  • Cumplir el requisito académico de acceso a los ciclos formativos de grado superior o bien haber superado las correspondientes pruebas de acceso reguladas por las administraciones educativas.
  • Tener superada la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años y/o de 45 años.
  • Tener las competencias clave necesarias, de acuerdo con lo recogido en el anexo IV del real decreto 34/2008, para cursar con aprovechamiento la formación correspondiente al certificado de profesionalidad.

 

¿Cómo puedo obtener un certificado de profesionalidad?

Existen dos formas de obtener un certificado de profesionalidad:

  • Mediante formación

Una de las opciones para obtener tu certificado de profesionalidad es a través de los cursos en centros acreditados. La Fundación Estatal para la formación de empleo pone a disposición de los trabajadores un buscador que te ayudará a encontrar cursos gratuitos que te permitirán obtener dicho certificado.

Es necesario que curses todos los módulos que configuran el certificado de profesionalidad.

  • Mediante acreditación de la experiencia laboral

La otra opción es superar las pruebas de reconocimiento de las competencias profesionales  que has adquiridos durante tu vida laboral.

A través de esta evaluación, puedes acreditar las Unidades de Competencia del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

Las Unidades de Competencia son aquellas competencias profesionales de una persona que reflejan el conjunto de conocimientos y capacidades que le permiten llevar a cabo su actividad profesional.

Las ventajas de esta acreditación, además de obtener el certificado de profesionalidad con validez en todo el territorio, es hacer visibles tus competencias e incrementar tus posibilidades de ser contratado.

A continuación te dejamos el Manual de procedimiento para el reconocimiento de las competencias profesionales.

¿Qué ventajas me aporta un certificado de profesionalidad como autónomo?

Tanto a nivel laboral como a nivel académico, el certificado de profesionalidad sirve para especializarse, cualificarse y reciclarse profesionalmente.

Dicho esto,  existen otras muchas ventajas asociadas a este tipo de certificado:

  • Reconocimiento oficial de lo que sabes hacer
  • Potencia tu imagen profesional.
  • Formación constante
  • Nuevas competencias.
  • Es gratuito.
  • Es flexible y sin horarios. Los certificados de profesionalidad están divididos en módulos y unidades formativas, por lo que puedes ir avanzando a tu ritmo.
  • Es válido a nivel europeo.

Cómo facturar a clientes intracomunitarios y extranjeros

Si tu meta es aprovechar nuevas oportunidades y conquistar nuevos mercados en el exterior, deberás considerar aspectos esenciales en tu “nueva” manera de facturar a tus futuros clientes extranjeros.

Sabemos que muchos autónomos, emprendedores y pymes dan este valioso paso, por ello en este post te explicamos cómo llevar tu facturación en caso de tener que generar facturas a clientes extranjeros, ya sean fuera de la UE o intracomunitarios.

Como facturar a cliente intracomunitario o extranjero

 

Clientes: ¿europeo o extracomunitario?

Dependiendo del país donde están implantados tus clientes, deberás adoptar una forma de facturar u otra. Por esta razón, empieza por diferenciar a tus clientes que pertenecen a la Unión Europea y a los que no.

Son clientes intracomunitarios aquellos que pertenecen a uno de los 28 Estados Miembros de la Unión Europea, y clientes extranjeros aquellos que no pertenecen a ninguno de estos países de la UE.

 

Requisitos para facturar a clientes intracomunitarios

Si tu plan es operar en países de la Unión Europea, deberás solicitar tu registro en el ROI a través del modelo 036 de alta en autónomos seleccionando las casillas 582 y 584.

Este trámite te proporcionará el NIF-IVA para realizar operaciones intracomunitarias y declarar las facturas en el modelo 349 de Operaciones Intracomunitarias, así como los modelos 303 y modelo 390 de IVA.

De esta forma, con tu NIF-IVA ya podrás empezar a facturar por tus operaciones comerciales con clientes europeos.

 

Cómo facturar a clientes intracomunitarios

Si tienes clientes que se encuentran dentro de la Unión Europea, tus ventas o servicios recibirán el nombre de adquisición y entrega intracomunitaria.

  1. Facturar prestaciones de servicios a un cliente profesional o empresa de la Unión Europea

En general, si tanto la empresa como tú estáis dados de alta en el ROI, no tendrás que aplicar el IVA en tus facturas. Sin embargo, tendrás la obligación de declararlo a través del modelo 303 y 390 y modelo 349 tal como hemos mencionado anteriormente.

Por otro lado, si la empresa a la que vas a facturar no está dada de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI), deberás aplicar el IVA en tus facturas.

 

  1. Facturar venta de bienes a un cliente profesional o empresa de la Unión Europea

En el caso de entregas intracomunitarias de bienes, también debes emitir la factura sin IVA salvo excepciones.

Los modelos tributarios que debes presentar en Hacienda son los mismos que en el caso de las prestaciones de servicios.

 

  1. Facturar prestación de servicios a un cliente particular de la Unión Europea

Cuando tu cliente sea un particular, el tratamiento fiscal aplicado será completamente diferente, y por lo tanto, lo será la facturación.

Si vendes servicios a particulares intracomunitarios, el IVA a aplicar en la factura será el del país de origen, es decir como el de una operación nacional, exceptuando los servicios de telecomunicaciones, electrónicos, radiodifusión o televisión.

Estos servicios se consideran realizados en el país donde reside el particular, por lo tanto la factura deberá incluir el IVA del país del cliente al tipo que corresponda.

Como autónomo proveedor del servicio al particular comunitario tendrás que reflejar tus venta en el modelo 303 del IVA y el modelo 390.

 

  1. Facturar entregas de bienes a un cliente particular de la Unión Europea

Cuando se trata de laventa de bienes o servicios a particulares debes indicar en la factura el IVA del país de destino, siempre y cuando no hayas superado durante el año anterior el límite de facturación (de 35.000 a 100.000 euros). Si lo superas, también deberás darte de alta como operador en el país del cliente.

 

Cómo facturar a clientes extranjero no intracomunitarios

La actividad comercial que realices, tanto de prestación de servicios como de entregas de bienes o productos con clientes no pertenecientes a los Estados Miembro de la Unión Europea, se considerará una exportación.

En la Ley de IVA podemos encontrar que las exportaciones están exentas del impuesto tanto si el destinatario es una empresa o profesional como particular.

Para poner como manifiesto esta normativa, deberás incluir una nota en tu factura haciendo referencia al Artículo 21.1 de la Ley 37/1992:Operación exenta por exportación en virtud del art. 21 de la Ley 37/1992, del IVA.”

Como autónomo es tu obligación incluir las exportaciones o los servicios prestados a empresarios o profesionales de  terceros países en el modelo 303 y 390.

 

Elige un programa de facturación para facturar a tus clientes intracomunitarios y extranjeros

Existen muchos programas de facturación que te permiten crear y enviar facturas online de una forma rápida, sencilla y segura. Sin embargo, no solo debes fijarte en estos factores a la hora de escoger tu programa de facturación, especialmente si vas a tener clientes extranjeros o de la UE.

Como has visto, hay veces que las facturas deben ir sin IVA y en otras ocasiones con una IVA especial o hay que incluir un pie de nota.

En Contasimple te ayudamos a crear tus facturas en base al tipo de operación, por ello en opciones avanzadas encontrarás la opción de “Tipo de operación” donde puede seleccionar si la facturas que estas creando se refiere a una operación Nacional, Intracomunitaria o Extranjera, entre otras.

 

 

 

Cómo funciona la Sede Electrónica de la Seguridad Social

Qué es la Sede Electrónica de la Seguridad Social

Es la dirección electrónica que pone a disposición el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social a los ciudadanos y empresas para que puedan realizar trámites con la Seguridad Social a través de internet.

El objetivo de construir un espacio en el que ciudadanos y empresas puedan llevar sus gestiones administrativas con las distintas Entidades de la Seguridad Social con garantías de confidencialidad y seguridad.

Asimismo, se busca la digitalización de trámites y notificaciones con el fin de asegurar eficiencia y agilidad en su gestión.  

Resulta ser una iniciativa positiva para todos los autónomos y empresarios, ya que ahorrarán tiempo a la hora de realizar trámites sin tener que desplazarse físicamente a las oficinas de la Seguridad Social.

Como funciona la sede electrónica de la Seguridad Social

A quién va dirigida la Sede Electrónica de la Seguridad Social

La Sede Electrónica de la Seguridad Social está dirigida a todos los ciudadanos y empresas que opten o deban interactuar con la Seguridad Social por Internet.

Tal como te comentamos en las nuevas obligaciones del autónomo, a partir del 1 de Octubre trabajadores autónomos deberán realizar obligatoriamente sus trámites por vía electrónica, incluida la recepción y firma de notificaciones.

Según el Art.14 de la LPAC, “estarán obligados a relacionarse a través de medios electrónicos con las Administraciones Públicas para la realización de cualquier trámite de un procedimiento administrativo, al menos, los siguientes sujetos:”

  • Las personas jurídicas.
  • Las entidades sin personalidad jurídica
  • Quienes ejerzan una actividad profesional para la que se requiera colegiación obligatoria, para los trámites y actuaciones que realicen con las Administraciones Públicas en ejercicio de dicha actividad profesional. En todo caso, dentro de este colectivo se entenderán incluidos los notarios y registradores de la propiedad y mercantiles.
  • Quienes representen a un interesado que esté obligado a relacionarse electrónicamente con la Administración.
  • Los empleados de las Administraciones Públicas para los trámites y actuaciones que realicen con ellas por razón de su condición de empleado público…

Servicios y trámites de la Sede Electrónica de la Seguridad Social

Según el perfil, ciudadano, empresa y en función del régimen de afiliación a la Seguridad Social, se tendrá acceso a la presentación de documentación por Registro Electrónico, recepción de Notificaciones Telemáticas, obtención de Certificados Digitales y otros servicios que antes requerían presencia física.

A continuación veremos los servicios que ofrece la Seguridad Social si eres un autónomos o empresario:

  • Ciudadanos

En esta sección de la Sede Electrónica podrás encontrar todos los trámites dirigidos a ciudadanos y especialmente para los trabajadores por cuenta propia (autónomos).

Todos los ciudadanos podrán solicitar una serie de informes y certificados a disposición en la Sede Electrónica. Los trámites están clasificados según el tema: pensiones, incapacidad, afiliación e inscripción, cotización, asistencia sanitaria, etc.

Puedes gestionar trámites relacionados con tu actividad de forma ágil y segura:

Además, puedes solicitar informes y certificados con validez legal frente a terceros:

  • Empresa y profesionales

Por otro lado, las empresas y profesionales también pueden solicitar informes y certificados específicos. En esta sección encontrarás también las gestiones dirigidas a los autónomos, y a las empresas:

Por otro lado, en la Sede puedes encontrar el Servicio de Notificaciones Telemáticas que permite el acceso online a las notificaciones que hasta ahora se recibían por correo postal.

Cómo acceder a la Sede Electrónica de la Seguridad Social

Los sistemas de identificación admitidos por la Seguridad Social, y por lo tanto necesario para acceder a la Sede Electrónica son:

En Contasimple siempre recomendamos que obtengas tu certificado digital ya que te permitirá firmar electrónicamente formularios y documentos electrónicos, así como acreditar tu identidad en internet.

 

Cómo formar una Sociedad Limitada paso a paso

Una de las opciones para los autónomos, especialmente cuando su empresa y la facturación van creciendo, es plantearse constituir una Sociedad.

La Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL o SL) es la forma jurídica más común entre las opciones que existen para constituir una Sociedad, por ello en este post te enseñamos paso a paso cómo crear una Sociedad Limitada y cuáles son los trámites que debes realizar.

 

como formar una sociedad limitada

Sociedad Limitada

Se entiende como Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) o Sociedad Limitada (SL) aquella Sociedad cuyo capital social está dividido en participaciones sociales (indivisibles y acumulables) e integrado por las aportaciones de todos los socios.

Los socios, a diferencia del empresario individual (autónomo), no responderán personalmente a las deudas sociales, sino que la responsabilidad está limitada al capital aportado por cada uno.

Por otro lado, los socios están obligados a aportar un capital social de mínimo 3.000 euros, mientras que los autónomos no tienen ninguna exigencia legal sobre aportaciones económicas.

En cuanto a la fiscalidad de una SL, éstas tributan por el Impuesto de Sociedades y por ello deben presentar el Modelo 202 y 200. De la misma manera que los autónomos, la SL deben cumplir con otras obligaciones fiscales como las declaraciones de IVA, retenciones o de operaciones con terceros, si es el caso.

Características una Sociedad Limitada

Según el portal PYME del Gobierno de España, la SL presenta las siguientes características:

  • La SL es una sociedad de capital con carácter mercantil y personalidad jurídica propia.
  • Se puede constituir telemática y presencialmente.
  • La denominación social es libre pero debe figurar ‘Sociedad de Responsabilidad Limitada’, ‘Sociedad Limitada’ o sus abreviaturas ‘S.R.L.’ o ‘S.L.’ y deberá obtenerse a través del Registro Mercantil. No se podrá adoptar una denominación social idéntica a la de una sociedad ya existente.
  • Deben llevar un Libro de Inventarios y Cuentas anuales, un Diario (registro diario de las operaciones), un Libro de actas y un Libro de registro de socios.

Crear una SL paso a paso

A la hora de seleccionar entre la multitud de formas jurídicas que existen, nos encontramos con que la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) o Sociedad Limitada (SL) presenta unas características accesibles para pequeños empresarios, en cuanto a su practicidad en comparación con otras formas jurídicas.

El proceso de constitución de una SL consta de los siguientes trámites:

  1. Registro el nombre de la empresa en el Registro Mercantil

Para registrar el nombre de la sociedad deberás obtener el certificado negativa del nombre de la sociedad cuya funcionalidad es la de acreditar que no existe otra Sociedad con el mismo nombre de la que se pretende constituir.

Existen diversas formas de solicitar la certificación negativa:

  • En las oficinas del Registro Mercantil Central
  • Por correo ordinario. Deberás remitir una solicitud o una carta a las oficinas del Registro Mercantil Central. El Registro contestará remitiendo la certificación contra reembolso a la dirección indicada en la solicitud.
  • Por vía telemática, a través del formulario en la Web del Registro Mercantil Central
  • Por mediación de un notario autorizado.
  1.  Solicitar la apertura de una cuenta bancaria a nombre de la empresa

Algunos de los trámites para constituir una SL requieren de la acreditación del desembolso del capital social, como la Escritura Pública.  Por ello es necesario abrir una cuenta bancaria e ingresar el capital mínimo inicial (3.000,00 euros).

Una vez realizado las aportaciones, el banco emitirá un certificado de dicho ingreso que podrás utilizar para cualquier otro trámite que lo requiera.

  1. Definir y redactar los Estatutos Sociales

Los Estatutos Sociales son el conjunto de normas internas, acordadas por los socios o fundadores, que rigen y regulan el funcionamiento y la organización de una Sociedad.

Según el Art.23 de la Ley de Sociedades de Capital, los estatutos de la sociedad han de constar de:

  • La denominación de la sociedad
  • El objeto social, determinando las actividades que lo integran
  • El domicilio social
  • El capital social, las participaciones o las acciones en que se divida
  • El modo o modos de organizar la administración de la sociedad, el número de administradores o, al menos, el número máximo y el mínimo.
  • El modo de deliberar y adoptar sus acuerdos los órganos colegiados de la sociedad.
  1. Escritura Pública de la constitución de la Sociedad

La Escritura Pública es el acto por el que los socios fundadores proceden a firmar la escritura de Constitución de la Sociedad. Es obligatorio para todas las sociedades y para las entidades sin personalidad jurídica.

La escritura de Constitución de la Sociedad deberá ser otorgada por todos los socios fundadores, sean personas físicas o jurídicas, quienes habrán de asumir la totalidad de las participaciones sociales.

Deberá contener necesariamente:

  • La identidad de los socios.
  • La voluntad de constituir una sociedad de responsabilidad limitada.
  • Las aportaciones que cada socio realice y la numeración de las participaciones asignadas en pago.
  • La determinación del modo en que inicialmente se organice la administración
  • La identidad de la persona o personas que se encarguen inicialmente de la administración y de la representación social.
  • Se podrán incluir todos los pactos y condiciones que los socios juzguen convenientemente establecer, siempre que no se opongan a las leyes reguladoras.
  • Los estatutos de la sociedad

La escritura de Constitución deberás presentarla en el Registro Mercantil de tu provincia.

Por otro lado, la Escritura Pública se deberá realizar obligatoriamente ante notario en un plazo de 6 meses desde la expedición de la certificación negativa de la denominación social.

Asimismo, requiere de la siguiente documentación:

  • Documento de identidad de los socios.
  • Certificación negativa de la denominación social
  • Estatutos sociales.
  • Acreditación del desembolso del capital social (en efectivo o mediante certificación bancaria).
  1. Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados

Este impuesto grava las operaciones societarias de constitución, aumento y disminución de capital, fusión, escisión y disolución de sociedades.

En este caso, deberás hacer frente a este impuesto por la constitución de la Sociedad. Tendrás un plazo para la liquidación de 30 días hábiles a partir del otorgamiento de la Escritura Pública.

Para ello es necesario rellenar el Modelo 600, aunque este documento podrá variar según las exigencias de cada CCAA.

  1. Inscripción de la empresa en el Registro Mercantil

La Sociedad tiene la obligación de inscribirse en el Registro Mercantil de la provincia en la que se ha fijado su domicilio social,  y tiene para deberás procurar realizarla dentro del mes siguiente al otorgamiento de los documentos necesarios.

Esta solicitud deberá ir adjunta la siguiente documentación:

  • La Escritura Pública de constitución de la Sociedad.
  • Fotocopia del Número de Identificación Fiscal (NIF), aunque sea provisional.
  • Liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (Impreso Modelo 600).
  1. Obtener el Número de Identificación Fiscal (NIF) en la Agencia Tributaria

Para la identificación a efectos fiscales, la Sociedad debe tramitar la obtención del NIF en Hacienda.

Se deberá solicitar dentro del mes siguiente a la fecha de constitución de la Sociedad, y sobre todo, antes de realizar cualquier entrega de bienes  o prestación de servicios.

La documentación para obtener el NIF consta de:

  • Modelo 036, marcando la casilla 120
  • Copia de la escritura pública
  • Certificado de inscripción en el Registro Mercantil
  • Fotocopia del NIF de la persona que firma la declaración censal (representante de la Sociedad)
  • Original y fotocopia del documento que acredite la capacidad de representación de quién firma la declaración censal (no será necesario si figura en la escritura de constitución o en los estatutos).

Por otro lado, las Sociedades también deberán llevar a cabo otros trámites relacionados con la puesta en marcha de la sociedad:

 

  • Alta en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores

Antes del inicio de la actividad, quienes vayan a realizar actividades u operaciones empresariales o profesionales deberán solicitar su inscripción en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores

Para ello, es necesario que rellenes el modelo 037 de declaración simplificada o el modelo 036 de declaración censal. Ambos pueden tramitarse telemáticamente a través de la web de la AEAT.

 

  • Impuesto sobre Actividades Económicas

Están exento del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) aquellas Sociedades con un importe neto de cifra de negocio inferior a 1.000.000 de euros.

 

  • Alta de los socios y administradores en los regímenes de la Seguridad Social

Según marca la ley, se deben dar de alta en el Sistema de la Seguridad Social todos los españoles que residan en España, y los extranjeros que residan o se encuentren legalmente en España.

En el caso de las Sociedades, se deberá decidir a qué Régimen de la Seguridad Social hay que incluir a cada uno de los socios y administradores de la Sociedad:

  • En el régimen general se incluirán tanto los socios trabajadores como los administradores con una participación en el capital social inferior al 33%, siempre y cuando no realicen funciones de dirección o gerencia.
  • En el régimen general asimilado se incluirán los socios administradores que realicen funciones de dirección y gerencia, y su participación en la Sociedad sea inferior a la cuarta parte del capital.
  • Por último, en el régimen especial de los trabajadores autónomos se darán de alta el resto de socios trabajadores o administradores que no se encuentren en los dos apartados anteriores.

 

  • Legalización de Libro de actas, del Libro de registro de socios, del Libro-registro de acciones nominativas y del Libro de registro de contratos entre el socio único y la sociedad

  • Legalización del Libro Diario y del Libro de Inventarios y Cuentas Anuales

  • Obtención de un certificado electrónico

¿Autónomo o Sociedad?

Uno de los primero pasos que debe dar el emprendedor, además de definir la idea de negocio, es decidir la forma jurídica que va a tener.  Actualmente, el emprendedor puede optar por varias formas o tipo de empresa: empresario individual (autónomo), Sociedad (colectiva, responsabilidad limitada, anónima…), Entidades o Agrupaciones de interés económico.

La elección de la forma jurídica variará según como vayas a desarrollar tu actividad: en solitario o asociado. Asimismo, tu decisión también dependerá de otros factores económicos, personales y comerciales.

 

 

En este post veremos los 6 criterios que debes tener en cuenta a la hora de constituirse como autónomo o sociedad.

 

Actividad ¿en solitario o asociado?

Si la actividad económica que vayas a iniciar implica únicamente una persona, es decir, tu como empresario, lo más lógico y aconsejable es hacerte autónomo, lo que formalmente se conoce como empresario individual.  

En este caso, el empresario coincide con la personal jurídica de la empresa y estarás obligado a liquidar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), sin ninguna exigencia de capital y asumiendo los riesgos con todos tus bienes.

En cambio, si tus expectativas es iniciar una actividad con un colectivo que implique más de 1 socio, entonces estaríamos hablando de formar una Sociedad.

En el Portal de PYME del Gobierno, puedes encontrar todos los tipos de Sociedad que se pueden constituir en España. La Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL) es la más común entre los modelos asociados, seguidamente de la Sociedad Cooperativa o la Sociedad Anónima.

Las Sociedades atienden a unos requisitos relacionados con el número de socios, el capital aportado o el grado de responsabilidad sobre el patrimonio. Al emprender dentro de una Sociedad, la personalidad jurídica implica tener que tributar por el Impuesto de Sociedades (IS).
 

Criterios para determinar si ser Autónomo o Sociedad

 

1. Responsabilidad

Cuando hablamos de responsabilidad hacemos referencia a cómo responderán los socios ante deudas sociales derivadas de la actividad.  

En la Sociedad Limitada, la responsabilidad estará limitada al capital aportado por cada socio, mientras que en la Sociedad Cooperativa, la responsabilidad de los socios por las deudas sociales estará limitada a las aportaciones al capital social suscrito, estén o no desembolsadas en su totalidad.

Por otro lado, en el caso de empresario individual (autónomo) éste asume los derechos y obligaciones derivados de la actividad. Su responsabilidad frente a terceros es universal y responde con todo su patrimonio presente y futuro de las deudas contraídas en la actividad de la empresa.

Es evidente que el autónomo asume más riesgos, ya que responde con todo su patrimonio personal de las deudas generadas de su actividad, a los gastos y a las inversiones y su responsabilidad es ilimitada.

 

2. Costes de constitución y gestión

En el caso de los autónomos, los costes asociados a constituirse como empresario individual son mucho menores que una Sociedad. Asimismo, el coste de gestoría de los autónomos suele ser más barato que en el de las Sociedades, dado que su contabilidad es mucho más sencilla.

Para ambas opciones, existen alternativas económicas como los programas online de facturación, contabilidad e impuestos adaptados a las necesidades de autónomos y pymes.

 

3. Capital

Las aportaciones económicas para constituir una Sociedad también es uno de los criterios relevantes a la hora de seleccionar una forma jurídica.

Las sociedades están obligadas a realizar una aportación de capital social que variará el importe según el tipo de Sociedad. En el caso de una S.L se debe aportar un capital social no inferior a 3.000 euros, mientras que la Sociedad Anónima (SA) se exige un mínimo de 60.000 euros. 

Para constituirse como empresario individual, no se exige ningún mínimo legal como capital social.

 

4. Fiscalidad

Como hemos mencionado anteriormente, los autónomos tributan por el IRPF mientras que las sociedades lo hacen mediante el Impuesto de Sociedades (IS).

El IRPF es un impuesto progresivo y depende del nivel de ingresos que obtiene el autónomo. Las obligaciones fiscales del autónomo con respecto al IRPF implican la declaración del modelo 130 de liquidación trimestral (o mensual) de IRPF y el modelo 100 anual de IRPF a modo informativo.

Por otra parte, el Impuesto de Sociedades (IS) grava la obtención de renta por parte de las sociedades y tiene tipos fijos, por tanto no tiene en cuenta los beneficios obtenidos. Actualmente, el tipo general de este impuesto se mantiene en un 25% sobre la base imponible y, para las nuevas sociedades, se aplica un tipo reducido del 15% durante dos años.

Además, este impuesto obliga a la Sociedad a llevar una contabilidad mercantil, así como presentar los siguientes modelos de declaraciones: el modelo 200 declaración anual y modelo 202 de pago fraccionado.

En definitiva, los autónomos tienen una fiscalidad menos compleja y más sencilla que las Sociedades. Sin embargo, cuantos más ingresos tengas menos te interesará ser autónomo, ya que si superas los 100.000 euros de facturación entrarías en un tramo alto y pagarías más del 25% que si fueras, por ejemplo, una SL.

Es por ello que al principio se recomienda comenzar como autónomo y una vez tomes un buen rumbo y tu empresa vaya creciendo, será el momento de formar una Sociedad.

 

5. Constitución de la empresa

Los trámites para constituirse como autónomo son muchos más sencillos y rápidos en comparación con las Sociedades. Sólo tendrán que darse de alta en el IAE y en el Régimen de Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Darse de alta como autónomo puedes hacerlo en un único día, mientras que una sociedad puede demorarse entre 3 y 15 días.

 

6. Acceso a financiación

Las Sociedades, en principio, tienen una mayor facilidad para acceder a financiación ajena que los autónomos, ya que presentan mayor confianza económica.

En el mundo de los préstamos bancarios, existen más productos enfocados al segmento de las empresas que a los autónomo. Incluso a estos últimos se les considera más como particulares por lo tanto los prestamos que se ofrecen no están adaptados a sus necesidades como empresarios individuales.

Si te constituyes en Sociedad, tendrás más posibilidad de obtener con facilidad un crédito para financiar el capital.

La fidelización de clientes: los 8 mandamientos

La fidelización de clientes es uno de los objetivos generales de marketing más comunes entre las empresas. Y es que la lealtad de un cliente hacia una marca, producto o servicio consigue que un consumidor se convierta en un cliente asiduo al mismo tiempo que implica la compra de un producto o servicio de tu marca de forma continua o periódica a largo plazo.
 

 

Para lograr esta fidelización de clientes, en este post te resumimos cuáles son los elementos necesarios según los expertos:

1. Reconocer el creciente poder del cliente

La figura del consumidor pasivo ha llegado a su fin. El poder de decidir ha pasado de manos de la empresa a la de sus clientes, convirtiéndose estos últimos en el único enfoque para la mayoría de empresas.

Por primera vez los clientes son destinatarios y editores de los mensajes y tienen el poder de destruir una marca o hacer que ésta triunfe. Asimismo, el cliente tiene más capacidad de tomar decisiones combinando criterios racionales y emocionales y disponen de más información.

Esta transformación del comportamiento de clientes deja en pie de guerra a muchas empresas que deben adaptarse a los desafíos de esta nueva economía empezando, en primer lugar, por aceptar que las necesidades de los consumidores, sus valores y sus hábitos están cambiando realmente.

 

2. Desarrollar una oferta orientada al mercado objetivo

La segmentación del mercado y la diferenciación de producto se han convertido en reglas imprescindibles para lograr engagement con tus consumidores.

La primera técnica permite a tu empresa evaluar aquellos posibles segmentos con preferencias o necesidades similares y además, podrás concentrar en el segmento seleccionado la energía y recursos adecuados.

Asimismo, la segmentación posibilita la innovación de nuevos productos destinado a satisfacer necesidades específicas de segmentos de mercado.

La diferenciación te permitirá mejorar tu posicionamiento en mercado al mismo tiempo que tendrás la capacidad de diferenciarte de la competencia. Valores, producto, calidad, precio, diseño… son los elementos que puedes marcar como ventaja competitiva.

Los consumidores comparan entre las marcas que existen en un mercado y tienden a escoger  aquellas marcas que se diferencien del resto, según sus criterios de decisión de compra.

Por ello, es importante que conozcas bien a tus clientes y crees una marca con aquellas características y valores que puedan generar mayor confianza y lealtad hacia tu marca.

 

3. Diseñar las estrategias de marketing desde la perspectiva del cliente

La orientación al cliente implica que busques cubrir las necesidades del cliente respondiendo a sus requerimientos de forma personalizada e intentar superar sus expectativas.

Desarrolla una estrategia de fidelización que haga sentir al cliente bien atendido. “Focus on the user” suele ser la clave de toda estrategia de marketing digital a la hora de diseñar una página web, una campaña de comunicación online o incluso para organizar el contenido en tu blog.

 

4. Centrarse en aportar soluciones y resultados, no productos

Cada vez los clientes esperan que la empresa sea más accesible en caso de que haya algún problema con el producto. Es más probable que los consumidores compren atraídos por el valor que por un impulso, lo cual incluye la capacidad de la empresa en dar soluciones y resultados como una variable a la hora de tomar una decisión de compra.

Líneas de ayudas gratuitas, reparaciones a domicilio o sustituciones sin muchas preguntas son algunas de las garantías que podrías aplicar para mejorar la relación con tus clientes además de utilizarlo como una diferenciación atractiva hacia clientes potenciales.  

 

5. Apoyarse en el cliente para colaborar en la creación de valor

Es el momento de la “co-creación” donde tu cliente participa activamente en la creación y modificación de procesos, productos y servicios.

La co-creación conlleva dos ventajas para tu empresa:

  • Mayor productividad a través de un incremento de la eficiencia, reduciendo por ejemplo costes operativos.
  • Mejora de la eficacia reforzando el valor del producto o servicio. la capacidad de innovación y aprendizaje y la adaptación a las necesidades del cliente.

 

6. Usar nuevas vías para hacer llegar el mensaje al cliente

Las personas utilizamos diversos medios de comunicación tanto para comunicarnos entre nosotros como para buscar información, consultar nuestra cuenta bancaria o comprar.

De acuerdo con estos cambios, es necesario adaptar un modelo multicanal que te permita llegar a donde están tus clientes objetivos y potenciales.

En definitiva, es importante conocer a priori dónde esta tu publico objetivo, adaptar el mensaje y utilizar  herramientas eficaces que te permitan mejorar la organización y acciones de comunicación con tus clientes. 

7. Desarrollar métricas y rigurosas mediciones del ROI

Definir cómo vas a cuantificar y medir los resultados de tu actividad en marketing y fidelización es una decisión que debes tomar al principio de cada campaña.

Estas métricas te ayudarán ver si vas por el buen camino, si es necesario ajustar la inversión en una campaña, si tus clientes dejan de comprar tus productos o servicios o incluso descubrir nuevas oportunidades.

Especialmente si realizar campañas online, conocer el nivel de fidelización es posible con indicadores como por ejemplo la rentabilidad de un cliente en un periodo concreto (CPS), la rentabilidad del cliente a lo largo del tiempo (LTV) o tasa de cancelación de clientes (CCR).

Estos datos te ayudarán a tomar futuras decisiones a la hora de modificar o crear nuevas estrategias de fidelización con clientes.

 

8. Apostar por un marketing científico

Utilizar recursos estadísticos, matemáticos, métricas sociológicas permiten demostrar teorías y cuantificar tu trabajo.

La Inteligencia Artificial (IA) es por ejemplo una herramienta que ayuda a analizar el rendimiento del contenido así como a automatizar contenido de alta calidad. Esto ahorra tiempo a los especialistas en marketing y además proporciona una mejor experiencia al cliente.

 

Prevención de Riesgos Laborales para Autónomos

En lo que llevamos de año, en España se han producido 541.098 accidentes laborales según datos presentados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Una cifra que aumenta con respecto al año anterior, lo cual advierte sobre la incorrecta prevención de riesgos laborales que se llevan a cabo en las empresas.

Es importante, tanto para el empresario como al trabajador prestar atención a los derechos y obligaciones que existen en la prevención de riesgos laborales para prevenir y evitar que se den más incidentes en los puestos de trabajo.

Prevencion de riesgos laborales para autonomos

No obstante, existen leyes que obligan al empresario y a las Administraciones públicas a proteger a sus trabajadores frente a los riesgos laborales, garantizando su salud y seguridad en todos los aspectos relacionados con su trabajo, mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias.

Si eres autónomo o empresario y tienes trabajadores a tu cargo, deberás empezar por conocer cuales son tus obligaciones para velar por la seguridad de tus trabajadores y cumplir al mismo tiempo con la ley.

La Ley 31/1995 de prevención de riesgos laborales: obligaciones del empresario

En esta ley se establecen los principios generales de la normativa en salud laboral y se define en su Art. 14 la obligación empresarial de “protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales”.

Esta obligación del empresario se resume en llevar a cabo una serie de acciones que deberás coordinar e integrar en tu organización siguiendo estos principios:

  1. Organizar la prevención en la empresa. Comenzando por quién será el principal encargado de la prevención de la empresa, y a continuación, determinar los medios y la formación necesaria.
  2. Planificar la prevención. Lo que se conoce como la elaboración de un Plan de Prevención.
  3. Diseñar un trabajo sin riesgos. Deberás evitar principalmente los riesgos asegurándote de que los locales, las máquinas, los materiales y el sistema de organización del trabajo, no van a perjudicar la salud de los trabajadores/as.
  4. Evaluar los riesgos que no se puedan evitar. Existe la obligación por parte del empresario de informar a los trabajadores de cuáles son esos riesgos, dónde están, para poder controlarlos de forma eficaz.
  5. Asegurar la eficacia y actualidad del Plan. Como empresario deberás asegurarte en la práctica de que el Plan de Prevención funciona y garantiza adecuadamente la salud de tus trabajadores/as.
  6. Adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual.

La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en las actividades como en todos los niveles jerárquicos, mediante la implantación de un plan de prevención de riesgos laborales.

Plan de prevención de riesgos laborales

Este plan de prevención de riesgos laborales será la herramienta esencial a través de la cual se integra la actividad preventiva dentro de la organización, y deberá incluir los siguientes elementos:

  • La identificación de la empresa: actividad, número y características de los centros de trabajo y de trabajadores, así como las características con relevancia en la prevención de riesgos laborales.
  • La estructura organizativa de la empresa en relación con la prevención de riesgos laborales. Deberá indicar los nombramientos de personas con responsabilidades en materia de prevención de riesgos laborales (funciones y recursos, así como las necesidades de capacitación formativa).
  • La organización de la producción. Todos los distintos procesos técnicos y las prácticas y los procedimientos organizativos existentes en la empresa, en relación con la prevención de riesgos laborales.
  • La organización de la prevención en la empresa, indicando la modalidad preventiva elegida y los órganos de representación.
  • La política, los objetivos y metas que pretende alcanzar tu  empresa con relación preventiva, así como los recursos humanos, técnicos, materiales y económicos de los que va a disponer para ello.

Asimismo, existen dos términos importantes que debes prestar atención a la hora de gestionar y aplicar tu plan de prevención de riesgos laborales: la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva.

Evaluación de riesgos: qué es y cómo se debe evaluar

La evaluación de riesgos laborales es un proceso que estima la magnitud de los riesgos que no es posible evitar.

Esta evaluación consiste en obtener información necesaria sobre estos riesgos para que el empresario sea capaz de tomar decisiones sobre la necesidad de adoptar ciertas medidas preventivas.

De esta forma, deberás evaluar los riesgos presentes en cada puesto de trabajo, para cual se tendrá en cuenta, por un lado, las condiciones de trabajo existentes o previstas, y por otro, el trabajador que ocupa el puesto.

La evaluación de riesgos toma en consideración los siguientes aspectos, entre otros:

  • Las características de los locales.
  • Las instalaciones.
  • Los equipos de trabajo existentes.
  • Los agentes químicos, físicos y biológicos presentes o empleados en el trabajo.
  • La propia organización y ordenación del trabajo en la medida en que influyan en la magnitud de los riesgos.

Es la figura de un personal técnico competente, con capacidad y aptitud necesaria, quien tenga que realizar dicha evaluación.

En definitiva, la evaluación debe servir para identificar los elementos peligrosos, los trabajadores expuestos y la magnitud de los riesgos.

Planificación de la actividad preventiva

La planificación de la actividad preventiva dependerá de los resultados obtenidos en la evaluación de riesgos, ya que será el factor clave para conocer cuáles son los riesgos.

Una vez que los riesgos hayan sido detectados, el empresario planificará la actividad preventiva con el objetivo de eliminar, controlar y reducir dichos riesgos.

Esta planificación de la actividad preventiva deberá incluir:

  • Los medios humanos y materiales necesarios.
  • La asignación de los recursos económicos necesarios para conseguir los objetivos marcados.
  • El plazo de ejecución de las medidas previstas.
  • Las fases y prioridades para llevar a cabo las actividades preventivas en función de la magnitud de los riesgos y del número de trabajadores expuestos.
  • Los procesos de seguimiento y control de las actividades preventivas planificadas.

¿Qué sucede si no tengo un plan de prevención de riesgos laborales?

En primer lugar debes tener en cuenta que existe la figura de inspector de Trabajo y Seguridad Social cuya función es la de “vigilancia y control de la normativa de prevención de riesgos laborales”.

El Inspector de Trabajo te comunicará su llegada para que hagas hueco en tu agenda y puedas atenderle en todo lo que requiera.

En el caso de que el Inspector de Trabajo considere incumplimientos o irregularidades sobre la normativa de prevención de riesgos laborales, éste podrá paralizar tu actividad o tareas que impliquen un riesgo grave o emitirá una propuesta sobre la irregularidades detectadas y las medidas y plazos que debe adoptarse.

Los incumplimientos en materia de prevención de riesgos laborales conllevan una serie de obligaciones que en la mayoría de casos recaen contra el empresario, así como infracciones laborales.

Por lo tanto, si eres autónomo con trabajadores a tu cargo, tienes la necesidad de implantar la prevención de riesgos laborales. De esta forma evitarás posibles accidentes laborales y además, una sanción o irregularidades que penalicen a tu actividad.

 

Sistema RED y SEDESS: obligaciones del autónomo

El proceso de transformación digital también ha alcanzado a las administraciones públicas e instituciones, lo cual implica nuevos cambios que afectan al día a día de los autónomos, tanto a la hora de presentar sus impuestos como para darse de alta en la Seguridad Social.

En este caso, desde el día 1 de octubre 
el Ministerio de Empleo y Seguridad Social impone a los trabajadores autónomos realizar sus trámites por vía electrónica, incluida la recepción y firma de notificaciones.

De esta forma evitarás tener que desplazarte físicamente a las oficinas oficiales de la TGSS, así como el uso del papel y además,  ahorrarás tiempo y energías.

 

¿Qué es la Orden Ministerial ESS/214/2018?

La Orden Ministerial ESS/214/2018, de 1 de marzo, reguladora del Sistema de Remisión Electrónica de Datos (Sistema RED) en el ámbito de la Seguridad Social, establece la obligatoriedad de los trabajadores por cuenta propia o autónomos para incorporarse a dicho Sistema.

Para cumplir con esta obligación, puedes optar por acogerte a este Sistema o hacer uso de los servicios electrónicos disponibles en la Sede Electrónica de la Seguridad Social (SEDESS).

Desde el 1 de Octubre, tendrás 6 meses para acogerte al uso de alguno de estos medios electrónicos.
 

¿A quién afecta la Orden Ministerial ESS/214/2018?

Esta Orden Ministerial afecta directamente a los siguientes colectivos de autónomos:

  • Los trabajadores autónomos por cuenta propia o autónoma.
  • Los trabajadores del Sistema Especial de Trabajadores Agrarios (SETA).
  • Los trabajadores del grupo I del Régimen Especial de Trabajadores del Mar.

 

¿Cuáles son los canales electrónicos que pone a disposición la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS)?

Como autónomo obligado a gestionar todos los trámites relacionados con la afiliación, la cotización y la recaudación de cuotas de la Seguridad Social, así como recibir notificaciones, tienes dos opciones para cumplir con tus obligaciones:  

 

  • El Sistema RED (Remisión Electrónica de Datos). A través de este sistema, el autorizado RED actuará en representación del trabajador autónomo. Este canal es el más indicado en el caso de que delegues todas sus gestiones administrativas a un asesor o gestor, el cual debería figurar en en tu nombre como autorizado RED.

 

  • La Sede Electrónica de la Seguridad Social (SEDESS).  Puedes realizar directamente tus trámites con la TGSS a través de diversos servicios electrónicos disponibles en la SEDESS. Para acceder a los servicios de la SEDESS necesitarás el certificado digital, DNI electrónico o Sistema Cl@ve. Probablemente sea la opción menos complicada para adaptarse.

 

¿Qué servicios ofrece la SEDESS?

Los servicios que se ofrecen en la SEDESS permiten al autónomo llevar la gestión de los trámites relacionado con la afiliación y la cotización a la Seguridad Social.  A continuación, te detallamos un listado de dichos servicios:

  • Alta y Baja en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (RETA)
  • El cambio de base de cotización en el RETA
  • Modificar la actividad en el RETA
  • Solicitar la modificación de los datos de cobertura de contingencias
  • Variación de datos en el RETA
  • Solicitar duplicado de la resolución del alta o baja en el RETA
  • Solicitar informe o consultar las bases de cotización y las cuotas ingresadas en el Régimen.
  • Solicitar certificado o informe de estar al corriente en las obligaciones con la Seguridad Social.
  • Solicitar duplicado de documento de afiliación
  • Solicitar informe de vida laboral.
  • Domiciliación del pago de cuotas a la seguridad social
  • Cambio de domicilio.
  • Comunicación de teléfono y correo electrónico.
  • Devolución de ingresos de regímenes y sistemas especiales.
  • Aplazamiento en el pago de deudas a la Seguridad Social.
  • Consulta de deudas y obtención de documentos de ingreso.
  • Pago con tarjeta de deudas con la Seguridad Social.

 

¿Qué son las Notificaciones Telemáticas?

Son las notificaciones derivadas de los actos administrativos de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS).

Mediante el Servicio de Consulta y Firma de Notificaciones Telemáticas el trabajador autónomo podrá acceder a consultar y firmar las notificaciones de los actos administrativos como los del procedimiento recaudatorio (reclamaciones de deuda y providencias de apremio, actos del procedimiento de apremio por cuotas, conceptos de recaudación conjunta y otros recursos, con los recargos e intereses correspondientes), los actos de los procedimientos sobre moratorias y diferimientos, y las resoluciones de la Tesorería General sobre actas de liquidación, imposición de sanciones e impugnaciones.

Para poder acceder a estos servicios de notificaciones de la SEDESS, podrás hacerlo mediante tu certificado electrónico, DNI electrónico o Cl@ve Permanente (Usuario + Contraseña).

 

¿Qué es el criterio de caja?

El criterio de caja es un régimen especial de IVA al que se pueden acoger autónomos y empresarios voluntariamente y que consiste en no liquidar a Hacienda el IVA de las facturas que todavía no se han cobrado.

Este régimen especial del IVA se convierte en una opción para muchos autónomos y pequeñas empresas que desean ingresar el IVA de sus facturas en el momento que se hayan cobrado y pagado, y no en el momento que se haya emitido.

Para optar por este régimen especial del IVA con criterio de caja es necesario cumplir unos requisitos y especificaciones que veremos a continuación.

¿Quién puede aplicar el Régimen Especial de Criterio de Caja?

Aquellos autónomos o empresarios que cumplan con los siguientes requisitos:

  • No superar los 2.000.000€ en volumen de operaciones durante el año natural anterior.
  • No superar la cuantía de 100.000 € de cobros en efectivo a un mismo destinatario durante el año natural anterior

¿A qué operaciones se aplica el criterio de caja?

En general, el régimen de criterio de caja se aplica a todas las operaciones realizadas en el territorio de aplicación del impuesto, exceptuando:

  1. Las acogidas a los regímenes especiales de IVA (régimen de agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia…)
  2. Las exportaciones y entregas intracomunitarias de bienes.
  3. Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  4. Supuestos de inversión del sujeto pasivo.
  5. Las importaciones y las operaciones asimiladas a importaciones.
  6. Autoconsumos de bienes y servicios.

¿Cómo funciona el régimen de criterio de caja?

Para acogerse a este régimen especial de IVA, los autónomos y empresas deberán solicitarlo en el momento del inicio de la actividad a través del modelo 036 o 037 o en el mes anterior al inicio del año natural modificando sus datos censales.

En ese caso, si lo deseas es que se te aplique el criterio de caja en el año 2019, deberás realizar dicho cambio durante el mes de Diciembre 2018.

Una vez se te aplique este régimen especial del IVA, ten en cuenta que deberás incluir únicamente el IVA de las facturas cobradas en tu modelo 303 de declaración trimestral del IVA.

Por último, tienes un plazo de 4 años para declarar el IVA de las facturas pagadas.

¿Cómo se registran las facturas en criterio de caja?

En el caso de acogerse al régimen especial del criterio de caja, debes incluir los siguientes conceptos en el Libro de Registro de facturas emitidas y recibidas:

  • Las fechas del cobro de la operación con indicación por separado del importe correspondiente e indicar la cuenta bancaria o medio de cobro utilizado.
  • Las fechas del pago de la operación con indicación por separado del importe correspondiente e indicar el medio pago.
  • La mención “régimen especial del criterio de caja” en las facturas.

En Contasimple adaptamos las facturas en el caso de que estés acogido a este régimen especial del IVA. Únicamente es necesario que configures tu cuenta siguiendo estos sencillos pasos:

  1. Configura tu Régimen de IVA

En “Configuración General” > “Impuestos” deberás seleccionar en el Paso 2 el régimen de IVA “Régimen de Criterio de Caja”

  1.  Añadir en tus facturas el Criterio de Caja

A la hora de crear tus facturas tienes un apartado dentro de “Opciones avanzadas” donde hace una referencia específica a este régimen de IVA.

Esta casilla se seleccionará de forma automática gracias a la configuración del paso anterior, para que tus facturas vayan marcadas como Factura emitida en criterio de caja y al exportarlas en PDF salga el texto Régimen especial de criterio de caja debajo de los datos del cliente.

  1. Exporta tu Libro de Facturas Emitidas y Recibidas

El último paso consiste en la exportación de los libros de registros de facturas emitidas, facturas recibidas y bienes de inversión.

Elige el formato que prefieras  (CSV, Excel, PDF…) y descarga tus libros de registros oficiales con todos los datos necesarios para cumplir con tus obligaciones contables.

Cómo cotizar por contingencias comunes y profesionales – Autónomos

Todas las empresas y trabajadores, incluidos los autónomos, deben hacer frente a los pagos mensuales de las cotizaciones a la Seguridad Social. En el caso de los trabajadores por cuenta ajena, son las empresas quienes realmente se encargan de realizar dicho pago.

Sin embargo, en el caso de los autónomos son ellos mismos quienes tienen que rendir cuentas frente a estos pagos de la Seguridad Social.

En este post te explicamos qué son las contingencias comunes y profesionales, cuáles son sus coberturas y cómo calcular las cuotas en cada caso.

Cotizar por contingencias comunes o contingencias profesionales

Cotizar por contingencias comunes

Todos los autónomos están obligados a la cotización por contingencias comunes. Una contingencia común es aquella situación en la que un trabajador no puede llevar a cabo su actividades debido a una enfermedad común, a un accidente no laboral o por maternidad.

A través de los pagos a la Seguridad Social por contingencias comunes, los autónomos están cubiertos de situaciones que no derivan directamente de su trabajo.

¿Qué prestaciones están incluidas con la cotización por contingencias comunes?

  • Baja médica por enfermedad común o accidente no laboral
  • Maternidad
  • Riesgo en el embarazo
  • Incapacidad permanente derivada de una enfermedad común o un accidente no laboral
  • Paternidad
  • Jubilación
  • Muerte o supervivencia (viudedad, orfandad…)

¿Cómo se calcula la cuota por cotización por contingencias comunes?

La cuota va a depender de la base de cotización que elijas. Esta base viene definida por el Gobierno cada año en los Presupuestos Generales del Estado, donde establece un mínimo y un máximo.

Para el cálculo de la cuota se aplicará un porcentaje determinado (también establecido por el Gobierno) a la base de cotización que hayas elegido.

Supongamos que la cuota de autónomos a pagar en 2018 para la base mínima sería el 29,80% (incluye incapacidad temporal) de 919,80 euros . Esto es 274,10€ mensuales de cuota de autónomos.

Consulta las bases y porcentajes de cotización de 2018 para el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Cotizar por contingencias profesionales

También existe la opción para los autónomos de cotizar por contingencias profesionales, es decir, cotizar por enfermedades profesionales (EP) y por accidentes de trabajo (AT).

En general, los autónomos no están obligados a cotizar por accidente laboral enfermedad profesional. Sin embargo, existen excepciones que sí están obligados a incorporar las contingencias profesionales en su cotización:

  • Trabajadores autónomos dependientes (TRADE).
  • Trabajadores autónomos que desarrollan una actividad con alto riesgo de siniestralidad laboral.
  • Socios de Cooperativas de Trabajo Asociado dedicados a la venta ambulante.
  • Trabajadores autónomos cuya actividad sea la venta ambulante durante un máximo de tres días semanales y ocho horas diarias, que no sean socios de cooperativas, no tengan establecimiento fijo y no produzcan la mercancía que venden.

¿Qué se entiende por enfermedad profesional o accidente de trabajo?

Las enfermedades profesionales o de trabajo son aquellas enfermedades en consecuencia al desarrollo de la actividad laboral. Existe un listado de enfermedades que se pueden contraer en el trabajo.

En el caso de los accidentes de trabajo, toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena:

  • Las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo de y en el lugar de trabajo, salvo prueba en contrario.
  • El accidente sufrido por el trabajador desplazado para realizar una actividad encomendada por la empresa como consecuencia del contrato de trabajo.
  • Accidentes in itinere que sufre un trabajador mientras se desplaza de su domicilio a su puesto de trabajo o del puesto de trabajo a su domicilio.
  • Los acaecidos en actos de salvamento y otros de naturaleza análoga, cuando unos y otros tengan conexión con el trabajo.
  • Las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución de aquél.
  • Las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.
  • Las consecuencias del accidente que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado el paciente para su curación.

No se consideran accidentes de trabajo:

  • Accidentes que sean debidos a fuerza mayor externa al trabajo
  • Accidentes que sean debidos a dolores o imprudencia temeraria del trabajador.

¿Cómo se calcula la cuota por cotización por contingencias profesionales?

La cotización por contingencias profesionales se puede solicitar en cualquier momento. Es posible realizarlo tras el alta en el RETA pero debes hacerlo antes del 1 de octubre para que surta efecto desde el 1 de enero del siguiente año.

El coste de la cuota por cotización por contingencias profesionales también dependerá de la base de cotización que elijas.

Para el cálculo de la cuota se aplicará un porcentaje determinado (también establecido por el Gobierno) a la base de cotización que hayas elegido y posteriormente, sumarle el porcentaje acorde a la la clasificación de actividad económicas que realizas (CNAE).

Supongamos que la base mínima de cotización es de 919,80€ y se le aplica un 29,30%. El resultado sería 269,50€.

A continuación, según el código de CNAE al que correspondas, por ejemplo el 55 de servicios de alojamiento, se aplicaría 1,25% sobre la base 919,80€ = 11,50€

El resultado final de la cuota por contingencias profesionales será la suma de 269,50€ + 11,50€ = 281,00€.

Obviamente la opción de cotizar por contingencias profesionales conlleva a pagar una cuota mayor en comparación de si cotizas únicamente por contingencias comunes.  Sin embargo, tendrás acceso a más coberturas tanto asistenciales como económicas:

  • Asistencia sanitaria
  • Subsidios por incapacidad temporal
  • Prestaciones por incapacidad permanente
  • Prestaciones por muerte y supervivencia
  • Indemnizaciones a tanto alzado por lesiones permanentes, derivadas de accidentes de trabajo o enfermedad profesional, que no causen incapacidad.